Odio el suplemento dominical de “El País”

La verdad es que ya no soy de comprar el diario los domingos, demasiada inversión económica para al final no leerlo.

Hasta hace poco era lector más o menos habitual de El País porque se le suponía el único diario de izquierdas junto con El Periódico de Catalunya, pero la entrada de el diario Público en el juego cambió las reglas. Se vió la lucha fraticida entre los dos medios y grupos empresariales (PRISA y MediaPro) que se ve que era también una lucha interna entre dos facciones de el PSOE: PRISA es de Felipe González y MediaPro de Zapatero.

Además la actitud de ambos medios en cuanto a tecnología y sobretodo internet y las descargas es radicalmente diferente: El País parece la voz de su amo de la SGAE.

Por todo esto ya soy mas lector de Público que de El País, pero es que hay algo que odio de El País incluso antes de la aparición de Público y es el suplemento de los domingos (o pijo-suplemento). Por no hablar de sus monográficos de belleza, tendencias, etc.

Dominical_El_Pais Suplemento_Belleza_El_Pais

Hay algo que no entiendo, ¿Cómo pueden hacer ese suplemento suponiéndose un periódico de izquierdas? ¿Para quién escriben? ¿Quién se supone que les lee?

Porque viendo el contenido propongo nombres para algunas de sus secciones:

– Restaurantes que nunca visitarás con tu salario de mierda

– Vinos que nunca beberás porque no puedes pagar

– Casas que no tendrás ni viviendo varias vidas

– Viajes imposibles (si no te toca la lotería)

– Gente que si que es cool y mola, no como tú

– Vestiditos que no están hechos para tí, matao.

Etcétera.

¿Para quién escriben esta gente?

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Isabel Iglesias

    Pues, escriben para los tránsfugas de la izquierda que han pasado a mejor vida viviendo en el lado derecho de la vida.
    Para los que tienen dinero y no tienen criterio, los que son un quiero y no puedo, para los que no leen libros ni aunque se los regalen, para los que un buen vino es el más caro de la carta, para los que el mejor coche es el que más corre y la mujer más bella, la más operada… Pero, por favor, que todo esto no se note, que quede diluido bajo una cortina de buen gusto moderno.
    Para esa gente se escriben los suplementos dominicales

  • estebantet

    ¡Vaya! ¡No sabía que ser de izquierdas era ser pobre! A lo mejor prefieres leer la hoja parroquial.
    Te recomiendo que leas varios diarios de diferentes ideologías para que puedas comparar, y no enorgullecerte en público (nunca mejor dicho) de leer propaganda política, que es en lo que se han convertido los periódicos (ojo, todos).