• Estados Unidos, y con él el mundo entero, se rinde a Wall Street

    Liberalismo es preocuparse por la economía del individuo y de las familias, en definitiva, de los ciudadanos; capitalismo es preocuparse por la economía de los inversores y de las grandes empresas, es decir, del capital.

    Que sea capitalismo de gran empresa -el que utiliza el dinero de los primeros para beneficiar a las segundos- o que sea capitalismo de Estado (socialismo), es casi lo mismo. El enemigo de la libertad económica, y diría que de todas las libertades, es lo grande, sea lo grande privado o público, Estado o banco de inversión, que eso es secundario.
    En definitiva, cuando parecía que el señor Bush iba a completar su estancia en la Casa Blanca con un gesto de valentía, dejando quebrar a los especuladores causantes de la crisis, no se ha atrevido a romper “el Sistema”, es decir, el mismo sistema del poder al que él pertenece, y se ha decidido por la cobardía de la rendición ante el actual sistema. Estados Unidos, y con él el mundo entero, se ha rendido ante Wall Street, ergo la crisis no sólo continuará sino que se extenderá a toda la economía mundial y se convertirá en crisis permanente, un concepto que debemos asumir.

    Lo más curioso es que los dos candidatos a la Casa Blanca le han aplaudido, de lo que debemos deducir que el poder se protege a sí mismo con gran entusiasmo.

    Carlos Menéndez
    http://www.creditomagazine.es